Pitágoras de Samos (1)

PitágorasCuenta una anécdota que Pitágoras al regresar a Grecia –después de haber conocido a muchos sabios en Egipto, Persia e India– fue interrogado por Leonte, tirano de Fliunte, quien se hallaba admirado por la elocuencia y el ingenio del sabio jónico:

–Oh, sabio Pitágoras ¿A qué te dedicas? ¿Cuál es tu sabiduría particular?

–No soy maestro en arte alguna, Leonte, y tampoco soy un sabio (sophos), más bien soy un filósofo (philos-sophos): alguien que ama y aspira a la sabiduría (sophia), es decir, me dedico a la Filosofía”.

La palabra “Filosofía” (φιλοσοφία), acuñada por Pitágoras, significa “amor de amistad” o “aspiración” (filos = φίλος) a la “sabiduría” (sofía = σοφία).

Leonte quedó maravillado por esta nueva palabra y quiso saber más sobre ella, y sobre lo que distingue a los filósofos de los demás.

–La vida –le explicó Pitágoras– es como los Juegos Olímpicos, donde acuden tres tipos de personas distintas: los atletas, que compiten por la gloria de algún premio; los comerciantes, que van con la intención de comprar y vender; y los espectadores, quienes sólo asisten para ver los juegos, siendo indiferentes a los aplausos y al lucro. Así es el mundo, unos buscan la fama y otros el dinero, pero un tercer grupo se dedica a la contemplación de la naturaleza, por amor a la sabiduría. Este último es el de los filósofos.

——————–

La vida de Pitágoras está envuelta en una muy espesa bruma de mito y leyenda, lo que impide conocer datos precisos sobre su vida. Entre sus principales biógrafos están Yámblico, Porfirio y Diógenes Laercio, que investigaron sobre la vida del filósofo por medio de fuentes indirectas.

Aquí trataremos de hacer un esbozo muy sucinto y somero sobre el personaje:

Pythagoras o Pitágoras de Samos (Πυθαγόρας ο Σάμιος), contemporáneo de Lao-Tse, Buda y Confucio, vivió en el siglo VI antes de nuestra era. Hijo de un mercader de Tiro, nació en la isla de Samos, en el mar Egeo.

De niño viajó mucho con su padre. Visitó, según algunos cronistas, a Tiro (ciudad costera en la antigua Fenicia, actualmente en el sur del Líbano) donde fue instruido por sabios caldeos y sirios. También su padre lo llevó a Italia.

El pequeño Pitágoras fue muy bien educado. Aprendió poesía, a tocar la lira y a recitar a Homero. Uno de sus primeros maestros fue Pherekydes o Ferécides de Siros.

Siendo un joven de unos 18 o 20 años, visitó al anciano Tales en la ciudad de Mileto. El sabio milesio estimuló el interés del muchacho por las matemáticas y la astronomía. Pitágoras también asistió a las clases de Anaximandro, pupilo del viejo Tales, donde estudió cosmología y geometría.

Siguiendo el consejo de Tales, Pitágoras viajó a Egipto en búsqueda de sabiduría y más conocimientos matemáticos. Después de haber cumplido los ritos necesarios, fue hecho sacerdote del tempo de Dióspolis. Permaneció varios años en Egipto, profundizando su pensamiento místico (que le daría a su escuela una característica muy especial) y aprendiendo de los sacerdotes egipcios aritmética, geometría, música y astronomía, entre otras disciplinas.

Los persas invadieron Egipto y se llevaron prisionero a Pitágoras hacia Babilonia. En esa ciudad, se asoció con los magoi (magos persas) y aprendió de ellos mística zoroastriana, numerología, aritmosofía, música y otras ciencias matemáticas enseñadas por los Babilonios. Algunos aseguran que, estando en las tierras mesopotámicas, Pitágoras conoció en persona al mismo Zaratas o Zoroastro (¡el famosísimo Zaratustra!):

«Diodoro de Eretria y Aristóxeno, el musicólogo, dicen que Pitágoras visitó al caldeo Zaratas».

[Hipólito, Ref. I 2, 12]

Hay quienes afirman que, después de dejar Babilonia, Pitágoras viajó a la India y entró en contacto con sabios de aquella región. Allá, en India, fue conocido como Yavanacharya (el “maestro jonio”).

Continuará en otro post…

8 respuestas a Pitágoras de Samos (1)

  1. ángel v rivas dice:

    Me parece muy interesante esta página, sobre todo por el concepto aplicado por Pitágoras, sobre la filosofía, cuya raiz es el amor y el conocimiento. No cabe duda que sin tener que caer en la blandeguería mojigata del “genio” que busca sapiencia, me siento muy halagado en que a una persona se le ocurra intervenir en el amor que anhela inteligencia y viceversa.
    Creo que pasamos por una etapa donde examinar el pasado, resulta muy beneficioso, para extraer de él, el maravillos pensamiento de quienes se ven Goliath del bien, ante David del mal. felictaciones y créame que desde ahora acudiré a ella, víctima de la nostalgia que en otros días experimenté al escuchar a mis inolviodables viejitos del Amor Eterno.

  2. Gracias, camarada Ángel. Espero verte por aquí con frecuencia, apreciado amigo.

  3. kathia dice:

    esto es muy bueno para la educasion

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: